Ahorro o Inversión, usted elige.

inversionAhorrar se puede definir como el proceso de guardar dinero ahora; antes que gastarlo; para tenerlo cuando lo necesite más adelante. Cuando deposita dinero en cuentas de ahorros, cuentas corrientes y depósito a plazo en un banco o cooperativa de crédito, sus depósitos están asegurados.

Invertir es lo que se hace con dichos ahorros o dinero ocioso para hacerlo crecer, para poder alcanzar sus metas financieras y de vida a largo plazo. Cuando invierte, se piensa a largo plazo acerca de planes de vida o proyectos que vayan dirigidos al emprendedurismo; incluyendo una jubilación segura y cuánto dinero necesitará para cumplir esos planes. Invertir puede ofrecer más opciones de qué hacer con su dinero que al ahorrarlo, pero tiene más oportunidades de perder el dinero que invierte que cuando lo ahorra. Cuando invierte en productos como acciones, bonos, fondos mutuos y bienes raíces, estas inversiones no están aseguradas como cuando un banco toma su dinero, ya que en el caso de los ahorros quien toma riesgos es el banco ya que usa su dinero para prestar y recibir retorno (ganancia), mientras que con la inversión la ganancia y el riesgo son directamente proporcionales.

Los ahorros en si pueden pertenecer a cuentas donde:

  • Ganarán cierto interés y se beneficiarán de la capitalización.
  • Estarán disponibles en el momento que se de cuenta que los necesita.
  • Casi no tienen riesgo de perder su valor.

Estas “vías de ahorros” incluyen:

  • Cuentas de ahorros o corrientes en bancos o cooperativas de crédito.
  • Fondos mutuos del mercado monetario gestionados por compañías de inversiones y se venden a través de bancos y firmas de corretaje. Estos fondos reúnen su dinero con el de otras personas y se invierten en valores de ingreso fijo a corto plazo que por lo general son seguros y líquidos o fácilmente convertidos a dinero. Los fondos de dinero normalmente tratan de mantener un valor estable por acción de $1 y pagar a los inversionistas un producto, el cual es normalmente cerca a las tasas de interés de corto plazo, que típicamente se vuelve a invertir en acciones adicionales. Varios ofrecen privilegios de emitir cheques.
  • Certificados de depósito emitidos por bancos. Note que los certificados de depósito tienen fechas de vencimiento específicas, normalmente un número de meses o un número de años, y la mayoría tienen recargos si desean sacar el dinero antes del vencimiento.

ahorroPara aquellos que desean “incrementar” su dinero por medio de una meta de largo plazo, debe probablemente considerar invertir los ahorros en inversiones tales como acciones, bonos, fondos mutuos, bienes raíces, cuentas gestionadas, anualidades, etcétera.; todos los cuales tienen más riesgo que una vía de ahorros (lo que significa que existe oportunidad de perder dinero, así como también ganar dinero) pero en cambio por tomar el riesgo, obtiene el potencial de ganancias más altas.

Invertir es un proceso más activo que ahorrar. Adicionalmente abrir, leer y hacer preguntas acerca de noticias y estados que reciba relacionadas con sus inversiones, regularmente necesitará revisar sus inversiones y puede necesitar hacer cambios para que su dinero invertido se mantenga trabajando por usted, incluso pueda ser que se vea obligado a  invertir más de lo que había pensado para tener un retorno perfecto a sus planes financieros.

Al final la decisión termina en usted estimado lector, el punto radica en cuanto estamos dispuestos a arriesgar.

Mis deseos de éxito para usted y los suyos.

Anuncios

Enfoques de asesoría y administración de finanzas personales.

Conseguir a un asesor financiero competente, ético e imparcial para ayudarlo a tomar y a implementar decisiones financieras puede ser dinero y tiempo bien gastado. Pero si elije a un asesor incompetente o alguien que noes un asesor, sino un vendedor disfrazado, su situación financiera puede empeorar en lugar de mejorar. Así que antes de hablarle sobre lo que puede ayudar un asesor es mejor explicar las opciones que tiene para dirigir la administración de sus finanzas personales.

Todo el mundo tiene tres opciones básicas para administrar dinero: Ser negligente, Hacerlo usted mismo o Conseguir a alguien para que lo ayude.

Los negligentes.

Este enfoque tiene muchos seguidores. La gente que se encuentra en esta categoría puede llevar vidas excitantes einteresantes y por lo tanto está demasiado ocupada para prestar atención aalgo tan mundano como prestar atención a sus finanzas personales. O quizásu vida sea ordinaria, pero está muy ocupada fantaseando sobre formas másatractivas de disponer de su tiempo. Para ambos tipos, cualquier otra cosa,desde ver un platillo volador hasta sacar la basura, captura más suimaginación que pensar en la administración de sus finanzas.

Pero los peligros de ser negligente son muchos. Los problemas empeoran cuando no se presta atención. Aplazar el ahorro para la jubilación o ignoraruna deuda creciente, a la larga lo atormentará. Si no tiene los seguros adecuados, los accidentes pueden ser devastadores.

Hágalo usted mismo.

Estas personas conocen lo suficiente sobre temas financieros para tomardecisiones informadas por sí solos. Por supuesto, cualquier cosa que haga por su cuenta requiere que invierta tiempo en aprender los conceptosbásicos y mantenerse actualizado. Para algunos, la administración personal de finanzas se vuelve un interés estimulante y absorbente. Otros se enfocanen lo que tienen que hacer para llevar a cabo el trabajo de manera eficiente. Es un mito la idea de que va a pasar horas interminables ocupándose de susfinanzas si las administra usted mismo. Para la mayoría de las personas, la parte más difícil de manejar dinero es ponerse al día en cosas que deberíande haber hecho con anterioridad. Una vez que pone todo en orden, lo quepuede hacer fácilmente teniendo este libro como compañero, no debe depasar más de una o dos horas trabajando en sus finanzas personales.

Conseguir a alguien que lo ayude.

La mejor opción para tener ayuda profesional con sus finanzas personaleses un asesor que cobre por el tiempo que le dedica. Como no vende ningúnproducto financiero, no pierde la objetividad. No administra dinero, porlo que puede ayudarlo a tomar decisiones financieras integrales sobre préstamos, planeación de jubilación y a seleccionar buenas inversiones, incluyendo bienes raíces, fondos mutuos y negocios pequeños.

El mayor riesgo al que se enfrenta cuando selecciona a un asesor es contratar a alguien incompetente o con muy poco dominio del área.  Por lo que no olvide verificarlas referencias y aprenda lo suficiente de finanzas para poder discernir entreun buen y un mal consejo financiero. Otro riesgo se presenta al no definir con claridad el trabajo que quiere que haga y el costo total aproximado(considere pedir todo por escrito) de los servicios del asesor antes de comenzar.

También  podemos tener a algún familiar, amigo, compañero de trabajo que conozca de finanzas que nos pueda ayudar a salir adelante con nuestros temas financieros.

Como ven hay tres enfoques pero una amplia gama para trabajarlos. Pero al final depende de usted la elección.

Mis mejores deseos de éxito para usted y los suyos.

Asegure el lugar en el que vive

Cuando se compra una casa, algunos prestamistas piden un seguro para la casa. Pero incluso si ellos no lo piden, es bueno contar con uno, porque la casa y sus pertenencias valen mucho y costaría mucho reponerlas.

No sólo el seguro de vida es hoy en día una figura necesaria, ahora también es necesario pensar en asegurar los bienes inmuebles, esta figura es muy valiosa, pensando en un futuro , siendo previsor, la seguridad no sólo es para el inmueble sino para aquellos que lo rodean, siempre hay que pensar en asegurar el bienestar económico de nuestra familia.

Busque la mejores opciones, haga estudios de las diversas coberturas y los niveles de respuesta que la entidad aseguradora tiene. Cuando ya tenga un seguro contratado recuerde siempre ser constante con el pago de la póliza.

Un buena recomendación es hacer una lista de sus pertenencias —o mejor aún, tome fotografías o un vídeo— con un cálculo de su valor. Mantenga al día está lista; la necesitará si tiene que presentar una reclamación. También puede ser útil conservar los recibos de compras mayores. Sin importar cómo documente sus pertenencias, no olvide guardar esta información en otro lugar que no sea su casa —de otra forma, puede perderse al igual que el resto de ésta en un incendio, terremoto, inundación u otro desastre.

La decisión de asegurar los bienes muebles e inmuebles de su pertenencia tienen que ser bien pensada, no es para tomarse a la ligera, siempre hay que tenerlo en mente, lo mejor es poder asesorarse con gente que conozca del tema ya sean amigos o familiares.

Mis mejores deseos de éxito a usted y los suyos.

Cuidado con sus inversiones inmobiliarias.

Casas, apartamento, lotes, terrenos y complejos de oficinas son muchas veces las opciones que tenemos para realizar ya sea que las hayamos adquirido por una herencia, compra, remate o donación.

El valor de estas de estos inmuebles generalmente es considerado “dinero en reposo” es decir este dinero en algún momento entrará a nuestros bolsillos si nosotros como dueños así lo deseamos, maneras hay unas cuantas, alquileres, ventas, arrendamientos parciales o totales, etc.

Lo que hay que entender es que el mercado inmobiliario puede ser muy “bipolar” por llamarlo de alguna manera parecida a lo que se vive un día podemos tener cientos de personas interesadas, al siguiente no tenemos ni una llamada, son temporadas las que se viven y de maneras muy diversas nada es inmediato.

Aquí unos consejos para dinamizar inversiones inmobiliarias:

  • Mantenga su activo en buen estado: es de vital importancia, todas las ventas se basan en la primera impresión y por eso se deben ver todos los aspectos, generalmente cuando logra impactar a alguien y este quiere ver el inmueble, todo debe estar completamente en óptimas condiciones la instalación eléctrica, pintura, iluminación, todo con el fin de crear una seguridad de que esa inversión (para el comprador) es buena.

  • Sea realista con el precio: hay un problema cuando alguien no se da cuenta de que su inversión no vale lo que quiere, hay que tratar de poner los pies en la tierra lo que queremos al fin y al cabo es poder “realizar” (vender, alquilar, arrendar o subarrendar) el inmueble. Los precios deben de estar accesibles deben estar fundamentados en la zona en la que se ubica, la calidad del inmueble, tamaño, vejez, etc.

  • Haga evaluaciones en el mercado: Una simple ojeada a los clasificados del periódico le pueden dar una idea de cuanta competencia tiene, si tiene algún tipo de inmueble que se asemeje al suyo o si tiene algún otro tipo de opción para “realizar” su activo.

  • Asesórese: hay muchas maneras, hoy hay incluso investigaciones del desarrollo y realización de los bienes inmuebles en la web, se puede aprender en libros, internet, incluso con amigos, muchos de nosotros podemos abusar de amigos, vecinos o parientes que se encuentren en el mundo de los bienes raíces.

El cuido, el buen mantenimiento, el ser buen “casero” o “arrendante” (en el caso de los alquileres) todos esos factores dependen de usted estimado(a) como dueño(a) de algún inmueble y a la larga benefician a que la realización sea lo más tranquila y satisfactoria que se pueda.

Mis mejores deseos de éxito para usted y los suyos.