Año nuevo, impuestos nuevos

El 2011 se fue dejándonos gracias a Dios con vida y con salud, pero en lo que se refiere a materia fiscal deja un hueso muy duro de roer para cierto sector del empresariado. Como mencione en la entrada anterior, hoy toca explicar el cómo serán los aumentos y los nuevos impuestos que se vienen al empresariado salvadoreño.

1.      Aumento del 5% ISR sobre utilidades que sobrepasen los $150,000.00: Según esta reforma fiscal, aquellos que tengan una utilidad anual de $150,000.01 serán grabados de 25 al 30% de impuesto sobre la renta.

Art. 41. Las personas jurídicas, uniones de personas, sociedades irregulares o de hecho, domiciliadas o no, calcularán su impuesto aplicando a su renta imponible la tasa del treinta por ciento (30%); se exceptúan los sujetos pasivos que hayan obtenido rentas gravadas menores o iguales a ciento cincuenta mil dólares (US$150,000), los cuales aplicarán la tasa del veinticinco por ciento (25%).

Sólo aquellos que sus utilidades sean menores o iguales a 150 mil, seguirán con la tasa impositiva anterior.

2.      Grabación con el 5% de ISR sobre la distribución de ganancias o utilidades de una empresa: Ahora cuando una sociedad distribuya ganancias están serán grabadas con un impuesto del 5% por el monto que fue otorgado, por ejemplo si las ganancias de 3 acciones de $500.00 fueron $275.00 (18%) a ese monto le será retenido el 5% en este caso $13.75. En los casos de gente que capitaliza ganancias de decenas de acciones el impuesto obviamente será mayor.

Art. 72. Los sujetos pasivos domiciliados que paguen o acrediten utilidades a sus socios, accionistas, asociados, fideicomisarios, partícipes, inversionistas o beneficiarios, estarán obligados a retener un porcentaje del cinco por ciento (5%) de tales sumas. Dicha retención constituirá pago definitivo del Impuesto sobre la Renta a cargo del sujeto al que se le realizó la retención, sea éste domiciliado o no.

3.      Grabación del 5% sobre cualquier forma de financiamiento: No sólo se trata de préstamos de dinero solamente, incluso los financiamientos con artículos o bienes serán gravados con el 5% de Impuesto sobre la renta.

Art. 74-A. Las personas jurídicas o entes sin personalidad jurídica domiciliadas en El Salvador, deberán retener el cinco por ciento (5%) en concepto del Impuesto sobre la Renta por las sumas de dinero o bienes en especie que entreguen en concepto de préstamos, mutuos, anticipos o cualquier otra forma de financiamiento…

4.      Aumento del 1.5% al 1.75% de Pago a Cuenta: Por decreto sube la recaudación de Pago a Cuenta de 1.50% a 1.75%, es decir una empresa que genera ventas  de $100,000 se verá obligada a pagar $1,750.00 en lugar de $1,500.00, recordemos que en este impuesto se deducen las retenciones de ISR de los empleados, pero como ahora sólo podrán ser deducibles las retenciones de los empleados que ganen arriba de $503.00, también hay que recordar que este es un impuesto a las ventas de una empresa, en ningún momento el dato de la venta es el de la utilidad. Recordemos entre la venta y la utilidad se encuentran los Costos y Gastos, por eso decimos que un aumento como este puede ser peligroso para empresas que tienen buenas ventas, pero también tienen costos y gastos elevados.

“Los enteros se determinarán por períodos mensuales y en una cuantía del 1.75% de los ingresos brutos obtenidos por rama económica y deberán verificarse a más tardar dentro de los diez días hábiles que sigan al del cierre del período mensual correspondiente, mediante formularios que proporcionará la Administración Tributaria.” (Art. 151)

 

5.      Pago mínimo definitivo de ISR anual del 1%: Este impuesto será generado por las ganancias brutas de un ejercicio fiscal por el contribuyente. Las personas naturales (exceptuando asalariados) y las personas jurídicas estarán obligadas, excepto cuando presenten perdida en ese ejercicio, si ya es 2° año consecutivo con pérdidas el impuesto será aplicado (esto lo hace el gobierno, para tratar de combatir la evasión de aquellas empresas que se declaran en pérdidas continuamente y siguen en operaciones.

 Art. 76. El impuesto sobre la renta anual tendrá un pago mínimo definitivo, cuyo hecho generador está constituido por la obtención de rentas obtenidas o brutas en el ejercicio o período de imposición.

 Como se puede  observar la reforma fiscal es amplia y tal vez un poco complicada de entender y asimilar, a título personal creo que será muy difícil para los micro y pequeños empresarios a los cuales les cuesta pagar los impuestos actuales, no se diga esta nueva carga impositiva que tendremos, es momento de reflexión financiera en el país y momento de pedirle al Gobierno un plan de austeridad para que estos impuestos sean utilizados en pro de la sociedad.

 Mis mejores deseos de éxito para usted y los suyos. 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s